Series y una nueva novela.

Reconozco que cada vez me cuesta más y más encontrar un hueco para atender mis obligaciones blogueras… obligaciones que, por otro lado, son solo conmigo misma y por la sensación de felicidad que me produce el escribir mis chorradas. Nada tiene que ver que la fiebre de Fringe me este bajando ( aunque creo que lo único que ha bajado es la calidad de su cuarta temporada), que realmente esté muy apurada de tiempo o que tenga que repartir el poco que tengo en otros muchas aficiones (como leer, ver otras series de televisión…).

Y hablando de ver series de televisión, menudo susto nos ha dado el FBI (el de verdad y no ese simpático al que pertece Olivia Dunham) con el cierre a lo bandolero del camello numero 1 del “menudeo” del pirateo de productos audiovisuales (Megaupload). Yo tenia una cuenta premium y me han tocado bien las narices (sobretodo porque estaba recién renovada)…aunque por quien más lo siento es por aquellos benditos que creían a pies juntillas en aquello de que el matrimonio cibernetico es para siempre y compraron una cuenta vitalicia.  Como dicen que un clavo saca otro clavo, me compré una cuenta de FILESERVE y me llevé otro chasco: ahora con el acojone generalizado con el cierre de Megaupload, Fileserve (y otras) decidieron que solo se pueda descargar contenido que el propio usuario ha subido. En fin, algo realmente estúpido porque si quisiera un disco duro virtual me habría apuntado a la moda del Icloud o simplemente habría comprado uno de esos tan monos con capacidad para un tera. Pero la esperanza es lo ultimo que se pierde y aunque el cierre de Megaupload ha hecho mucho daño a la cultura (a ver quien es el que puede aguantar la programación de nuestras parrillas sin sentirse enfermo), parece que la guerra no está perdida y yo sigo disfrutando de mis entretenimientos favoritos. Tengo pendiente ver el primer capitulo de Black Mirror, una serie que me han recomendado con una sinopsis un poco criptica: universos alternativos y 3 capitulos que no tienen nada que ver el uno con el otro.

Ahhhhh, hablando de series: Fringe parece que está mejorando (me preocupa que cuando están a mas de la mitad de la temporada, o algo así, solo haya mejorado un “poco”). Me aburre el universo naranja (y eso que es mi color favorito) pero Olivia no es mi Olivia, ni Walter mi Walter, ni nadie es nadie de los que aprecie. Ni tan solo ha aparecido la sobrinita y la hermana o Sam Weiss que es un personaje que me encantaba!. Le quitaron el misterio demasiado pronto a algunos secundarios y siguen acudiendo a archienemigos de la primera temporada.BUUUU.

Ah, y de Castle, aunque sigo fiel a mi cita, tampoco escribo mucho porque no hay nada de lo que escribir: todo sigue como siempre, exactamente igual. White Collar idem de idem;: una serie entretenida pero poco más (y Neal está cada día más buenorro, AUUUUUUU).  Y hablando de series… Sherlock me ha enamorado y ya estoy esperando como agua de mayo que llegue una nueva temporada… y saber como diablos lo hizo Sherlock para sobrevivir a ese supuesto suicidio (y ese Moriarty que dan ganas de partirle la cara de lo malvado que es).

Ahhhhhhh y casi me olvido: nueva adquisición literaria de necesaria compra (a diferencia de novelas de Lucia Extebarria, este si hay que comprarlo):  “Crimenes Exquisitos” de Vicente Garrido (Oh, maestro, llévame por el valle de las sombras) y Nieves Abarca, que también es maestra pero quedaría raro que le pedidiera que me llevase por los valles.  Lleva a la venta desde el pasado lunes. No he tenido tiempo de catarlo con calma (apenas las primeras paginas) y ya me ha parecido estupendamente maquiavelico por la “introducción” de la Inspectora Negro. A falta de una lectura integra, si que puedo adelantar que,  aun y beber del genero (si no hubieran elementos comunes no existirían los géneros) promete un toque de color a tanta negrura. Que si, que es novela negra (o policial) y tiene que ser negra, per se, pero negrura no siempre tiene que ser sinonimo de dar una nueva vuelta de tuerca sobre la misma base. El penultimo libro de Patricia D. no puede terminarlo porque me parecia un autentico tostón ( y más de lo mismo que en sus anteriores novelas pero ) pero también empezaba a estar cansada de tanta Patricia D. Cornwell (que parece que sea la única escritora de genero).   Y tiene una protagonista femenina con la que muy seguramente, yo y muchas, nos sentiremos identificadas  con sus miedos y también con su valentía (no por casualidad se debe llamar Valentina, sino más bien como un guiño gamberro a esos personajes que por su nombre ya nos hacen una promesa de lo que la historia les apremia a ser: Valientes, “Dos caras”, Barbaros,. Y si , encima, de apellido  se llama Negro, es porque algo grande y ambivalente, y hasta puede que reprochable, puede esperarse de ella.

Seguiremos informando. Y mientras tanto aquí os dejo el link a la pagina oficial de Facebook del libro:

https://www.facebook.com/pages/CR%C3%8DMENES-EXQUISITOS/212040555535494?sk=info

Anuncios