5 minutos para hablar de libros.

Cada vez encuentro menos tiempo para tener mi propio tiempo. Con el verano acabado y bien entrado el otoño (aunque con temperaturas más cercanas a la primavera que al invierno) espero poner un poco de orden en mi vida privada ( 3 fallecimientos en 2 meses, tres ingresos hospitalarios (no míos, ojala fuera yo la ingresada…se sufre menos), el piso patas arriba (por fin, después de muchos meses tengo la obra acabada y hasta mesillas de noche). En lo laboral no me quejo (bueno, solo un poco): trabajo hasta las cejas, a veces tensiones mal llevadas pero que le vamos a hacer, no seria capaz de hacer, ni de ser tan feliz, haciendo otra cosa. Y ojo! Entiendase bien: tan feliz como se pueda ser trabajando, que si me tocase el Euromillon buscaría la felicidad en la vida contemplativa.

La cuestión es que voy sacando tiempo de aquí y allá para darme a la lectura y descubrir restaurantes nuevos, ambas acciones realizadas con golosa glotonería. Y he dado con algunos libros que me han dibujado una sonrisa pese a sus argumentos terribles por hacerme disfrutar (y gozar) de entre sus paginas. Soy una mujer de gustos sencillos.

Muy recomendable una vieja novela (1938) de Heimito von Doderer: Un asesinato que todos cometemos”. La venden como novela policial/negra pero no hay que dejarse engañar. Es cierto que hay un crimen y que el protagonista (Conrad Castiletz) pone todo su empeñó en descubrir al autor pero no es mas (ni hace falta) que una novela de esas psicológicas de  como evoluciona el personaje: un nacimiento a la verdadera vida pero al revés (no digo más para no hacer spoilers).

Y siguiendo con los libros, también finiquité “Martyrium” que me pareció un ejercicio estupendo de novela policial(todavía aullo de placer con esos pequeños detalles como “Canter” o el interrogatorio (cuando lo leáis, os daréis cuenta) y continuación de Crímenes exquisitos. Y esto me lleva a tener que decir un par de cosas sobre otra novela que pretende ir de criminal: “El guardián invisible”. Había tanta insistencia mediática en Dolores Redondo que llena de expectativas me hice con una copia de su obra. El mundo criminal, mujeres policial, pistolas, lineas de investigación y bosque. Todo parecía bucólicamente perfecto. Me llevé un chasco. De los gordos: No me aportó absolutamente nada, me pareció horriblemente escrito y el argumento soso y con diálogos increíbles (en el peor sentido) que no enganchan, la protagonista me pareció un pavo embuchado de clichés, el final previsible… y después de darle vueltas ( no soy muy lista pero tengo memoria) descubrí que era lo que me resultaba tan familiar en “El guardian invisible”…y es que hay una escena que está fusilada de otra novela de PD James: Muerte en la clínica privada. Os dejo las capturas para que comparéis. A parte de eso, otras muchas mas que no he tenido capacidad de localizar, y discursos que parecían de la wikipedia y no encajaban en un dialogo real.

Imagen

Imagen

Pero soy un poco masoca, así que…me he estado informando un poco por la red y ya está a punto de salir a la venta la segunda parte de “El guardián invisible”, llamada “El legado de los huesos”. Leí el argumento y se me vino el mundo abajo. (Que si, que no debo juzgar antes de leerlo) pero eso de que la trama empiece justo con la celebración de un juicio, precisamente  igual que  Martyrium (del gran Vicente Garrido ). Definitivamente más vale tener un buen publicista que talento!

Anuncios