5 minutos para hablar de libros.

Cada vez encuentro menos tiempo para tener mi propio tiempo. Con el verano acabado y bien entrado el otoño (aunque con temperaturas más cercanas a la primavera que al invierno) espero poner un poco de orden en mi vida privada ( 3 fallecimientos en 2 meses, tres ingresos hospitalarios (no míos, ojala fuera yo la ingresada…se sufre menos), el piso patas arriba (por fin, después de muchos meses tengo la obra acabada y hasta mesillas de noche). En lo laboral no me quejo (bueno, solo un poco): trabajo hasta las cejas, a veces tensiones mal llevadas pero que le vamos a hacer, no seria capaz de hacer, ni de ser tan feliz, haciendo otra cosa. Y ojo! Entiendase bien: tan feliz como se pueda ser trabajando, que si me tocase el Euromillon buscaría la felicidad en la vida contemplativa.

La cuestión es que voy sacando tiempo de aquí y allá para darme a la lectura y descubrir restaurantes nuevos, ambas acciones realizadas con golosa glotonería. Y he dado con algunos libros que me han dibujado una sonrisa pese a sus argumentos terribles por hacerme disfrutar (y gozar) de entre sus paginas. Soy una mujer de gustos sencillos.

Muy recomendable una vieja novela (1938) de Heimito von Doderer: Un asesinato que todos cometemos”. La venden como novela policial/negra pero no hay que dejarse engañar. Es cierto que hay un crimen y que el protagonista (Conrad Castiletz) pone todo su empeñó en descubrir al autor pero no es mas (ni hace falta) que una novela de esas psicológicas de  como evoluciona el personaje: un nacimiento a la verdadera vida pero al revés (no digo más para no hacer spoilers).

Y siguiendo con los libros, también finiquité “Martyrium” que me pareció un ejercicio estupendo de novela policial(todavía aullo de placer con esos pequeños detalles como “Canter” o el interrogatorio (cuando lo leáis, os daréis cuenta) y continuación de Crímenes exquisitos. Y esto me lleva a tener que decir un par de cosas sobre otra novela que pretende ir de criminal: “El guardián invisible”. Había tanta insistencia mediática en Dolores Redondo que llena de expectativas me hice con una copia de su obra. El mundo criminal, mujeres policial, pistolas, lineas de investigación y bosque. Todo parecía bucólicamente perfecto. Me llevé un chasco. De los gordos: No me aportó absolutamente nada, me pareció horriblemente escrito y el argumento soso y con diálogos increíbles (en el peor sentido) que no enganchan, la protagonista me pareció un pavo embuchado de clichés, el final previsible… y después de darle vueltas ( no soy muy lista pero tengo memoria) descubrí que era lo que me resultaba tan familiar en “El guardian invisible”…y es que hay una escena que está fusilada de otra novela de PD James: Muerte en la clínica privada. Os dejo las capturas para que comparéis. A parte de eso, otras muchas mas que no he tenido capacidad de localizar, y discursos que parecían de la wikipedia y no encajaban en un dialogo real.

Imagen

Imagen

Pero soy un poco masoca, así que…me he estado informando un poco por la red y ya está a punto de salir a la venta la segunda parte de “El guardián invisible”, llamada “El legado de los huesos”. Leí el argumento y se me vino el mundo abajo. (Que si, que no debo juzgar antes de leerlo) pero eso de que la trama empiece justo con la celebración de un juicio, precisamente  igual que  Martyrium (del gran Vicente Garrido ). Definitivamente más vale tener un buen publicista que talento!

Anuncios

14 thoughts on “5 minutos para hablar de libros.

  1. Estoy con El guardián invisible y no creo que haya sido buena idea leer tu post antes de acabarlo, porque estoy en gran parte de acuerdo contigo. Lo que si me acaba de desarmar totalmente es el enorme parecido xD de ambos párrafos expuestos.
    Cuando suba mi post pondré un enlace al tuyo: creo que tu ‘descubrimiento’ bien merece resonancia.
    Ah! y referente a Martyrium no te olvides a la coautora Nieves Abarca (también de Crímenes Exquisitos).
    Saludos!

    1. Gracias por visitar mi morada virtual. Estare atenta a tu reseña para continuar intercambiando impresiones sobre el tema.Es cierto que todos tenemoa nuestras influencias y que incorporamos nuestras experiencias (personales, leidas, oidas, vistas en peliculas)a nuestra vida y a nuestras obras (quienes las produzcan, claro) pero hay cosas que claman al cielo: como la copia burda y el estar encantada de haberse conocido y vendiendo como si fueran el no va mas del genero.
      En cuanto a la coautoria de Nieves Abarca, cierto, al Cesar lo que es del Cesar.! En cuanto tenga un momento lo añado.

      Un abrazo negro y criminal,

  2. Esas cosas pasan cuando la gente se pone a escribir sin saber de lo que escribe. Y visto lo visto, sin considerar que es necesario pasarle el puré a las “inspiraciones” tratando así a la gente de tonta. Al final, la mierda flota.

    1. Lo sangrante es presumir de ese desconocimiento y defenderlo contra viento y marea, como una novedad que reinventa el genero. Pero es que ademas no estamos solo ante una carencia absoluta de inventiva, es que la ejecucion de las ideas preexistentes(y de las niega esa cualidad de preexistencia) estan pobremente ejecutadas.

      Un abrazo lleno de criminalidad,

  3. Encantado de conocer tu blog . Primero porque soy un fan del “Asesinato que todos cometemos” Segundo por compartir con Jordi – un abrazo- , un gran lector policial tambien ,este salon y tercero porque con tu investigacion tienen sentido algunas reflexiones de la reseña que hice de este libro ( que por cierto le encanto a mi mujer) (http://revistacalibre38.wordpress.com/2013/09/17/el-guardian-invisible-de-dolores-redondo-por-juan-mari-barasorda/).Gracias. Un saludo. Juan Mari

    1. . Y gracias por el comentario y por compartir tu espacio:Todas las opiniones resultan enriquecedoras. Y con lo de Millais se me han puesto las orejillas de punta. Un abrazo.

  4. Lo de las inspectoras madres y muy familiares es un cliché tan evidente y manido por los nórdicos y británicos que ya cansa. Pero no es ese cliché el que llama la atención, es la falta de absoluto criterio a la hora de analizar los pasos que sigue esta novela. Qué sí, que el bosque es idílico. Que sí, que Elizondo es muy hermoso. Pero eso no basta para hacer una buena novela, y no digamos si es negra. Una señora que se pasa todo el rato afirmando que su marido la hace mujer, que quiere tener hijos de manera “natural”, desgranando las diferencias entre toallitas húmedas y toallitas de bebé, presumiendo de estar en el FBI y ser la nueva Starling…entiendo que para un lector avezado de novela negra la emoción pudiera estar asegurada. Ahora, no tengamos en cuenta que la trama flojea, las víctimas cup-cake no tienen casi ni un rasguño, las personalidades descritas parecen de cartón piedra, los nombres de chick-lit americano, la resolución del caso alucinante (se ve venir desde el principio), el final con la menstruación de la señora inenarrable…qué decir. Ahora sale la segunda parte, y por lo visto, los pañales, las chichoneras, la cuna, el marido artista y la suegra harán las delicias del lector de novela policíaca. Qué duda cabe que el uso y abuso de bebés se espera como agua de mayo. Cuerpecitos muertos, bebitos berreantes, partos “naturales” y el mítico matriarcado vasco y los espíritus del bosque resolverán el caso de manera magistral. Por no hablar de que los fusilamientos de otros autores ayudarán a darle al asunto mucha más credibilidad forense, como se puede ver bien en este blog…

  5. Debe ser terríble estar tan leída. Que crítica tan mordaz. Es cierto que hay algun punto que chirría pero vaya, yo me leí los tres libros y mi hermana y una amiga y nos gustaron mucho. En fin, a mi me afectó emocionalmente. Me hizo pasar miedo. Y también me gusta mucho leer y no me conformo con cualquier cosa. En fin. No estoy de acuerdo para nada con tu valoración.

    Saludos

    1. Quisiera agradecerte tu interés en mi blog.
      Lo terrible, es no asumir que el que los gustos no coincidan, no significa que uno sea mejor que el otro: simplemente no me gustó.Me pareció terrible y además mal parido.Pero entiendo que a ti (y a quien sea) pueda gustarle. Ahora bien, tampoco considero , y ahi creo que es una cuestion objetiva, que sean libros que cumplen con un mínimo, como para ser considerados de un género y tener su propia semana negra???. Eso es pretender que “50 sombras de Grey” sea un manual para los que les gusta el sado.
      Saludos,

      1. El problema viene cuando terminas diciendo… “Definitivamente más vale tener un buen publicista que talento!”. Esto suena a envidia y de la mala. Ahora, también podríamos decir que tu te estás aprovechando del tirón mediático que tiene la novela de Redondo para captar lectores a base de poner a parir a una escritora del momento. Yo ni conozco a Redondo ni te conozco a ti, pero tachar de falta de talento porque “coincide” un solo párrafo en el interior de todo un libro, a alguien que ha vendido miles de libros, pues qué quieres que te diga. Esto no es solo tu opinión, es una pataleta y una falta de respeto.
        Y si aceptas críticas, dejarás esta, publicada en tu blog.
        PD. La gente a veces, compramos libros por el boca a boca, que no funcionaría si no gustase el libro.

      2. En primer lugar, gracias por tu comentario.
        En segundo lugar, simplemente comentarte que, supongo que contrariamente a tu experiencia en el mundo bloguero, en mi vida he borrado y/o editado un comentario (sin contar con mensaje des spam, claro).

        Entrado en materia sobre tu comentario: me parece muy licito que te guste tal o cual novela y tal o cual escritor, ahora bien, que tu único argumento de defensa sea que “tengo envidia mala” (de un escritor, ejem) y que si a tanta gente le gusta será por algo, solo confirma mi hipótesis del “target” al que va dirigido. Pero en fin, vuelvo a insistir otra vez en mis criterios literarios: La trilogia es mala (mucho) y además la calidad disminuye con cada libro hasta ser una caricaturara de un dibujo animado. Si la cantidad de ventas de algo fuera criterio de calidad , Belen Esteban (oh, my god) sería Premio Nobel. El problema no es que un libro guste y sea entretenido, el problema es convertirlo en algo que no es. Me explico: Una hamburguesa del Burguer King tiene su momento y todo el mundo hemos disfrutado ( y disfrutaremos ) de sus menús “guarros” pero… ¿puede venderse una hamburguesa del Burguer King como un menú de alta gastronomia?. La respuesta es evidente, ¿no te parece?.

        Un saludo,

  6. Leí hace tiempo una novela magnífica de Miguel Sánchez-Ostiz, Zarabanda (2011) cuya sinopsis de contracubierta te adjunto.
    «Un hecho en apariencia insólito, la aparición de un cadáver de persona no identificada en una vieja calera, altera la vida apacible de un lugar idílico, Humberri [Baztan], y desata las voces del recuerdo de todo aquello que es mejor no remover y de lo que casi a fecha fija ha sido escenario: crímenes de la Guerra Civil, abusos cometidos al amparo del contrabando, tráfico de personas, inmigración clandestina, hampa… Es tiempo de carnaval y de transgresión, y en la escena se escuchan las voces de un cortejo de personajes grotescos que sabe de lo mucho que se oculta detrás del «se dijo» o «se dice» de la leyenda: una desvergonzada e hiriente zarabanda. Allí, en Humberri, nadie sabe nada y todos saben con precisión lo que hay que recordar y cómo y cuándo y sobre todo lo que es mejor no remover no vayan a abrirse las heridas nunca cicatrizadas, no vaya a tocarles algo en el reparto.»
    Aunque la aparición de un cadáver permite entrelazar el desarrollo de la novela, no se trata de género negro, pero creo que se dan ciertas coincidencias que van más allá de las meras casualidades, en relación con el libro de la señora Redondo.
    Sánchez-Ostiz, escritor de extensa obra escrita, y con premios importantes, da la casualidad de que lleva viviendo en Baztán hace muchos años, y que Zarabanda se desarrolla allí. No voy a entrar en comparar la literatura de ambos porque hay tal abismo que sería un insulto.
    La lectura de las declaraciones, entrevistas y repetitivas y vacuas promociones (su primera novela fue calificada de baja calidad en las ayudas del Gobierno de Navarra) eran suficientes para no perder el tiempo. Pero al ver la escena de la cubierta del cómic publicado, con esos zapatos rojos, me vino a la memoria la imagen de otra lectura… la de Zarabanda.
    [La cubierta del comic reproduce a la policía en la penumbra del bosque, alumbrando con las linternas unos zapatos rojos en primer plano]

    Fragmentos de Zarabanda:
    «Pranchés encontró el cuerpo en una calera, una de las muchas caleras medio derruidas, casi por completo ocultas por la vegetación, llenas de basura a la que de cuando en cuando pegan fuego, que abren todavía su boca, como testimonio de cultivos en tierra demasiado ácida, al borde de los caminos no siempre practicables que recorren los bosques en un aparente sinsentido laberíntico, y unen, ahora, ruinas cubiertas de musgos, y en el pasado bordas, caseríos aislados, apriscos, prados cercados. Un laberinto que se va cerrando sobre sí mismo, haciéndose inextricable, sobre todo en primavera y verano, cuando las zarzas se espesan y cierran las sendas, y que terminará por cerrarse del todo, si no le pegan fuego antes para sacar más pastos, con permiso de la autoridad competente; y sobre todo sin él.
    —El paraje donde está la calera es un barranco oscuro, cerrado, al que llaman lugar de muertes –nos contaría Vizcarra antes de llevarnos hasta allí para que viéramos el escenario del hallazgo.
    Y en efecto, tal vez fuese por la lluvia y el día muy oscuro o por la espesura de la vegetación, incluso en invierno, pero no podía ser más cerrado, y lo de lugar de muertes le cuadraba. Una vez metido entre aquellos viejos castaños que emergían de las zarzas, nadie podía verte.»
    […]
    «LA POLICÍA JUDICIAL ACORDONÓ la escena del crimen cuando ya era una charca de patos (Vizcarra) y había sido pateada por unos y por otros: colillas, papeles, más el resultado de las manipulaciones del propio Pranchés.
    —Está contaminada –diría Chandríos en plan profesoral.
    Aun así, acordonaron la escena y mantuvieron a los curiosos al otro lado de unas cintas de plástico rojo y blanco. Policía. No pasar.»
    […]

    «La escena, a la luz violenta de los focos halógenos, resultaba fantasmal: flotaba un olor a maderos quemados, la luz de los flashes se reflejaba en los charcos y hacía brillar el barro y las botas rojas de la persona que estaba tumbada boca abajo, los chalecos reflectantes, los buzos blancos… alguno habría pensado que el carnaval continuaba.
    Según las primeras investigaciones, Pranchés había sacado el muerto de la calera tirando de los pies, porque dijo que lo primero que le había llamado la atención eran las botas rojas, y por eso había pensado, dijo muy serio, que era un galtzagorri muerto y que tal vez le darían algo por haber encontrado un genio del bosque que muy pocos habían visto. Cualquiera habría creído que estaba tomándole el pelo. Pero no, Pranchés hablaba en serio. Estaba claro que su mundo se regía por otra lógica y, sobre todo, lo habitaban unos seres no muy visibles para la mayoría.»

    Dolores Redondo, residente en Navarra y dedicada a la literatura, es imposible que no conociera la novela de Sánchez-Ostiz, pues su presentación salió ampliamente reflejada en muchos medios de comunicación, y afirmando la autora tal atractivo por el Baztan es lógico pensar que la hubiese leído.
    Las razones de varias coincidencias simultáneas, incluida la referencia mitológica pueden ser variadas, pero Zarabanda es la de mayor peso, vista además la tendencia a inspirarse en fuentes ajenas.
    Un cordial saludo

    1. Gracias por tu enorme aportación. Cada vez está más claro que el mundillo está cada vez más lleno de negritos ( y no como los de Agatha Christie precisamente).
      Un fuerte abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s