Un puerto no lo suficientemente escondido.

Lamento decir que la Novela Negra (lo escribo con mayúsculas) sigue estando de moda. Claro que está de moda siempre que por  negra (por eso mi lamento de Ariadna)  se entienda cualquier cosa (como se entiende) en la que aparezca un policía y un muerto.

 Algunas veces esta receta se ve ligeramente alterada y hay más de un muerto: las victimas cuya misteriosa muerte se intenta  esclarecer y …el propio libro. Pero seamos honestos, eso ocurre con todos los géneros y en todas partes.

Con tanta moda la verdad es que empiezo a echar de menos aquellos días en que leer policiales (pongamos esa etiqueta para no caer en el remilgo) era  considerado literatura menor , un acto bárbaro  con un alcance reducido  y por ende, con un target  mucho más limitado.  Lo extraño, no porque sea mi genero fetiche, que evidentemente he leído y lo he disfrutado como la que más, sino porque  cuando te dedicas a vender a carne y solo aparecen libros de vacas  puede resultar muy complicado mantener un ocio (y una salud mental) saludable. Hoy en día lo negro (entendido de la forma antes indicada) se ha extendido  igual que se extiende el lubricante sobre el cuerpo del striper:

 Si hace unos años tuvimos que lidiar con los pastelillos en las partes pudendas de Dolores Redondo (bueno, no de las de ella, de las víctimas de su asesino en la Trilogía de Baztan), y a las canciones horteras de los trocitos de carne de Cesar Pérez  Gelida,  ahora le toca el turno a María Oruña con su primera novela “Puerto escondido” y que es una variante (pero poco varia) del estilo que se gasta  en la   mencionada “Trilogía de Baztan” ( y sobre la que he escrito unos cuantos posts en este blog), con la diferencia individualizante que en esta nueva novela, la que investiga es  la Guardia Civil  y en concreto, el mando lo ostenta una teniente del cuerpo, llamada, (oh! casualidad) Valentina Redondo.

 Compré con cierta ilusión  el libro(formato digital para más señas), pero ni con toda la buena intención del mundo el libro ha resistido el duelo con mis ganas de entretenerme: El estilo es tan parecido a los de “El guardián invisible que sonroja la mercadotecnia a la ceden las grandes editoriales con tal de hacer cash. Evidentemente las editoriales y los escritores quieren ( y están en su licito derecho) ganar dinero. ¿Pero está reñido ese ánimo en de lucro con una mínima autoexigencia por parte de ambos? Se que no es comparable, pero no puedo resistirme a recomendar Con H de Halcón, de Helen Macdonald, una estupenda (mágica, brillante, humana…) novela de Ático de los Libros con la que lamentablemente no venderán millones y apenas tendrá repercusión en la prensa , pero con la que pueden levantar la cabeza de orgullo. Y ojo, que con El Codigo Davinci me lo pasé teta.

Pero volviendo a “El Puerto escondido”, en las primeras paginas ya aparece un “Tenemos que hablar”, que es algo así como el equivalente literario de los calcetines para el erotismo, conversaciones de El Silencio de los Corderos (que nadie mancille esa película o tendrá que vérselas conmigo porque en la Trilogia de Baztan se bebía compulsivamente de ella), profesionales que  se forman en la  Granja de Cuerpos, antropologas que buscan ser una mezcla de la de la serie Bones… además de incorporar intercalado un “Diario” dentro de la historia con un estilo tan poco conseguido que acaba siendo todo una gran cataplasma con un tono general  demasiado cursi y empalagoso y con una trama previsible (gemelos, psicópatas, bebés, mujeres policías de anucio…) y prescindible (esto ultimo es lo malo).

Es cierto que a una primípara no debería exigirse un parto limpio y rápido y sin estar aterrorizada (¿quien de nosotros nace sabiendo y no necesita pulirse?) pero esa benevolencia bienintencionada  dista mucho de tener que comulgar con el molde de prefabricado en el que ha caído “El Puerto Escondido” (otro más en las estanterías de nuestras librerías).

Porque además, una cosa son las referencias literarias y los guiños  y otra el corta pega estilo patchwork con retales de aquí y de allá y quedarse en nada.

Por cierto, sabéis que  hay otra Valentina, apellidada  Negro, que es igualmente gallega como la teniente del libro, que ostenta el cargo de  Inspectora del Cuerpo Nacional de Policía y es la protagonista de la saga de Nieves Abarca y Vicente Garrido iniciada en 2011?

Pues eso, que  “El puerto(…)” se trata de un puerto demasiado poco escondido.

Anuncios

13 thoughts on “Un puerto no lo suficientemente escondido.

    1. Gracias Carmen por perder tu tiempo en estos lares. La verdad es que todo es siempre más de lo mismo ultimamente (series de television que se copian unas a otras, peliculas remakes de otras peliculas, videjuegos que son incapaces de innovar…). Un saludo,

  1. Disfruté muchísimo con la trilogía de César Pérez Gellida. Me encantó la trilogía del Batzán y aunque todavía no he leído Puerto escondido, lo he comprado y estoy segura de que también me gustará. Tu crítica me parece lamentable. No se puede hacer tanto daño , no se puede ser tan cruel .

    1. En primer lugar, gracias por dedicar tu tiempo a la lectura de mi blog personal. En segundo, lamentar que te hayas podido sentir ofendida por mi opinión, no es mi intención ofender a nadie aunque si busco ser sincera (aunque ello implique cierta severidad sin concesiones a la adulación). Es mi opinión y es mi “gusto”. Celebro que hayas encontrado en esos libros todo aquello que yo no. Lo recomendable es que existan espacios para todos los gustos y de hecho esos libros tienen un target (creo) muy especifico.Pero que existan espacios no significa que deban de gustarnos todo a todos. Vivimos un momento de “democratización” que cae en el buenísimo: y hay que asumir que no todo el mundo (que lo quiere) puede ser un gran actor, un gran escultor o un gran escritor, ni un gran neurocirujano o un gran bloguero (esto ultimo, por cierto, es algo a lo que ni aspiro, ni me planteo).

      Un saludo,

    2. Alguien decía el otro día que todos los policiales españoles son iguales, y va a tener razón. Los mismos nombres, los mismos procedimientos, los mismos tipos de perfil, la misma investigación y la parejita de dos, chico y chica. Da igual que estén en la China o en Almería, el asesino en serie psicópata te cuenta su historia, el bebito aparece muerto, la poli es dura-pero-fibrosa y quiere parir después de ir a Quantico y al final un par de gemelas homenajean a Lina Morgan como si del whatsapp se tratase. Un poco de imaginación no vendría mal. Claro que imaginar cuesta, mucho mejor seguir el camino que lleva al éxito.

  2. Hola terca,
    Gracias por un post que, aunque no comparto, no entra a matar con sable a aquellos que nos ha gustado esta novela de María Oruña.
    Y gracias por no borrar los comentarios que no son acordes con tu opinión como he visto en otro blog. Ese hace que sienta respeto hacia ti.
    Yo valoré en Goodreads el libro con 3 estrellas porque me pareció una primera novela digna que me entretuvo y supo captar mi atención. Es cierto que tiene aspectos a mejorar y que quizás debería haber sido más auténtica pero pienso que la segunda será definitiva y presiento, subjetivamente, que podrá hacerlo muy bien si es más ella y no a semejanza de la autora estrella de la misma editorial cuya primera novela me gustó, no así la segunda y cuya tercera ya no compré.
    No quiero extenderme más, aunque habría mucho más que decir por mi parte aunque reitero mi voto de confianza hacia la autora.
    Saludos cordiales de Abrir un Libro.

    1. Mi intención no ha sido nunca la de entrar a matar contra nadie y además mi critica va dirigida, precisamente, a que cuando algo esta de moda empiezan a salirle “hijuelos” por todas partes (se tenga o no “capacidad” para hacerlo).

      Tampoco comparto del todo la manga ancha con lo de ser su primera novela: Evidentemente la experiencia es un grado, pero en mi humilde opinión, la carencia de la novela no es una cuestión de experiencia o de “madurez”, simplemente me parece tan forzado todo, que seguramente sea fruto de ese “no ser ella misma” por querer hacer algo que se parece a lo que vende o a lo que esta de moda.

      Por cierto, si no estuviera dispuesta a encajar las opiniones de los demás, no habría hecho publica la mía!: Me encantan los finales de Jim Thompson (el de Noche Salvaje me pareció tan fantástico…) y sin embargo, seguramente a otros, les parecerá un tostón de novela (y con un criterio mucho más educado que el mio, que no lo dudo).

      Saludos,

  3. Yo estoy de acuerdo… con matices. La trilogía del Baztán me gustó, pero creo que fue porque esperaba algo mucho peor y me sorprendió gratamente. También creo que influyó el hecho de haber vivido un año en Elizondo y estar más pendiente de la ciudad que retrataba que de la historia en sí. De Pérez Gellida, me gustó el primero. Me resultó original, pero el segundo me dejó un poco fría y el tercero, no creo que lo lea. Por lo demás es cierto que con tanto boom, todo el mundo escribe y hay mucha basura. Yo también leo novela policiaca desde mucho antes del boom. Una buena aportación a pesar de mis desacuerdos.
    Un saludo.

    1. Hola Rosa:
      A mi la Trilogía de Baztan me ha parecido algo asi como “Los Misterios de Laura” pero sin la gracia gamberra. Y eso de los “elementos paranormales”… Soy “fan” de la ciencia ficción y tengo a la serie “Fringe” en un pedestal, pero en la forma que usa la mitología me parece tan poco veromisil… (no creible, porque soy la primera que suspendo mi incredublidad ante las historias de ficcion en unos limites muy amplios). Y en cuanto a Gelida: Vi en una de sus novelas como se daba “pisto” como si tuviera una Habilitacion Personal de Seguridad para altos secretos y resulta que los datos estaban en un video de youtube…

      Un saludo y gracias por participar en este (interesante) debate!

    1. Miss Terca, creo que ésta no es la primera novela de la Dueñas. Parece ser que escribió otra que publicó en Bubok, y a partir de ahí, y dada su docilidad, parece ser que la acogieron en la escudería de Destino. Conozco poco la novela, apenas le he echado un vistazo, pero, bueno, sí, va vd. muy encaminada con ella. Sospecho y algo más que sospecho que su crítica es tan acerada como acertada.
      “El secreto de Vesalio” de la misma escuderia mucho mejor, aunque el final… en fin, tela. Muy moñas.
      Para final me quedo con “Alcolea”, que veo se la recomendaron en un comentario anterior. Yo también voto por ella. Fresca., original y decente. Ergo automáticamente impublicable por Destino ¡Vaya panorama!
      Menos mal que de cuando en cuando las grandes editoriales traducen alguna cosa buena, como la Trilogía de McKinty, que me estoy devorando. La segunda mejor que la primera.
      Un saludín.

  4. Miss Terca, creo que ésta no es la primera novela de la Dueñas. Parece ser que escribió otra que publicó en Bubok, y a partir de ahí, y dada su docilidad, parece ser que la acogieron en la escudería de Destino. Conozco poco la novela, apenas le he echado un vistazo, pero, bueno, sí, va vd. muy encaminada con ella. Sospecho y algo más que sospecho que su crítica es tan acerada como acertada.
    “El secreto de Vesalio” de la misma escuderia mucho mejor, aunque el final… en fin, tela. Muy moñas.
    Para final me quedo con “Alcolea”, que veo se la recomendaron en un comentario anterior. Yo también voto por ella. Fresca., original y decente. Ergo automáticamente impublicable por Destino ¡Vaya panorama!
    Menos mal que de cuando en cuando las grandes editoriales traducen alguna cosa buena, como la Trilogía de McKinty, que me estoy devorando. La segunda mejor que la primera.
    Un saludín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s