Los muertos viajan deprisa.

Aprovechando que la Semana Negra de Gijón está en marcha, me parece que ni pintiparado hablar de “Los Muertos viajan deprisa”, de Nieves Abarca y Vicente Garrido  sin duda el mejor thriller del año.

Juzgar un libro por una portada es tan entupido como juzgar a una persona por su apariencia. Y sin embargo, lo hacemos. Prejuzgamos.  Y en este caso hasta el continente (no hablemos ya del contenido, solo con ese titulo tan evocador!) aprueba con nota.  La portada de Los Muertos viajan deprisa  con el túnel y la vía,  es un anuncio ( y una advertencia) del  viaje y de la parafernalia ferroviaria que nos aguarda.

21136g

El tren es una imagen clásica de las novelas de enigma.  El tren como máximo exponente de la modernidad y del adelanto tecnológico, de la libertad de recorrer grandes distancias,  siempre en movimiento,  mientras sus ocupantes quedan reducidos a prisioneros de una jaula de oro a merced del loco de turno. Si no, que se lo digan a los pobres viajeros, (o no tan merecedores de compasión) del Orient Express.  El tren es también la metáfora  del acto lubrico en época de censura (¿recordáis esas escenas de un tren adentrándose en el túnel?). Y así, en este contexto y con una especialmente brutal (y fascinante) escena a bordo del  Tren Negro es como abre la cuarta entrega de las aventuras de Valentina Negro.

A partir de ahí, el hallazgo casual (dicho en términos procesales)   donde se pretende encontrar un algo  de las entregas anteriores, te explota en la cara  con el crepitar de un ligamento roto y una historia y un ritmo  sorprendente. Porque en el fondo, “Los muertos viajan deprisa” es un libro nacido del amor.

En su viaje interior hay cuentos, pasajes de una calidad literaria que son una rara avis en la vorágine actual de libros publicados con molde y plantilla (mediocres y  de cortapega ) , además de momentos memorables que son autenticas lecciones estilo como si de un ensayo literario  se tratara.

¿Es metaliteratura? ¿Hay intertextualidad?. Es algo así como un juego de espejos donde se mezcla el thriller y la narrativa impecable con la gamberrada: Esta entrega  es la menos encorsetada, la más  desvergonzada y la que más fustazos arrea . Y no solo propina ZASCAS al mundillo literario, (que no hace falta mucho para saber como anda el patio y  saber que se merecen  unos cuantos), si no también se los da a las fuerzas y cuerpos de seguridad, que, no dan pie con bola (en la novela).

Pues eso, que no hay que perdérsela.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s