Paddy Leigh Fermor.

Descubrir a Paddy Leigh Fermor,  es siempre un regalo. Desde hace un buen puñado de años, me he considerado incondicional admiradora de este caballero (fallecido en 2011 a la edad de 96 años). En su mochila, no solo el merito de haber podido contar en primera personas sus aventuras en la IIWW (la supervivencia es ya de por si un premio), es que ademas participó en operaciones que cuesta no poner en tela de juicio y que han sido adaptadas al cine y sobre la que se han escrito libros: sin ir más lejos, secuestro en Creta junto a su colega y amigo W. Stanley Moss. Juntos,  y con el resto de su pintoresco equipo, consiguieron secuestrar al mismisimo General Kreipe y pasar por un buen puñado de controles en el coche del general y disfrazados de soldados alemanes. Para quienes quieran adentrarse en el fascinante relato del rapto, nada mejor que hacerlo con el muy recomendable “Mal encuentro a la luz de la una” escrito por (y a partir de sus diarios) por Stanley Moss. Luego, si os quedáis con ganas de más siempre podeis alquilar “Emboscada nocturna” (1957) y donde, para disgusto del propio Paddy, su papel es interpretado por Dirk Bogarde.

Pero para vivir aventuras no es condición indispensable hacerlo con un fusil en la mano:  y es que Leigh Fermor es uno de las grandes escritores de viajes (junto a Chatwin y Jan Morris: si Chatwin tuvo una vida un tanto…turbulenta y la vida de Leigh Fermor parece sacada de una novela…para novela (por tierna, azarosa y toda una lección de vida) la de Jan Morris. Jan Morris da para escribir, no solo un post, da para unas cuantas novelas. Aquí solo voy a señalar (más allá de por el puro componente morboso) que Jane, actualmente una abuelita de pelo blanco pero en algún momento de su vida: fue un Oficial de los Delhi Spearmen,  cubrió la noticia de la llegada a la cima del Everest… y estaba casado con la misma mujer con la que una vida después siguió casada y con la que ha tenido hijos y un nutrido numero de nietos, todos biológicos). Pero en fin, para muestra de como hacer de lo cotidiano una aventura (o del viajar, que tampoco es tan cotidiano) están esas imprescindibles novelas (cuya tercera y ultima parte ha sido elaborada y editada post mortem) y que cierra la trilogía: “El último tramo”. Lecturas imprescindibles junto a “El tiempo de los regalos” y ” Entre los bosques y el agua” que RBA editó en un solo volumen. En fin, no se puede decir mas de esas novelas, que Como las aventuras (salvo las que explicaba Bill y Paddy) no pueden explicarse. Hay que vivirlas.

 

Dragon Age: Inquisition.

En los ultimos meses no he tenido demasiado tiempo que invertir aprentando botones.  Tampoco la oferta invita a sacar tiempo de debajo de las piedras y no he encontrado ningun titulo que realmente me invite a jugar (con excepcion de  2 tiulos: Beyond: Two Souls, The last of us ). Esperaba con cierto entusiasmo la tercera entrega de la saga Dragon Age y despues del mal sabor de boca de la segunda parte , la tercera no pinta mucho mejor. Muy lejos parece haber quedado la chispa que incendió con maravillosa originalidad el primer DaO: rol puro y duro (puede que no siendo tan purista con la jugabilidad como el Drakensang).  Y digo lo que siempre: despues de la saga Mass Effect, va a ser dificil encontrar un sustituto al que engancharse y perder las horas porque parece que BIOWARE ya no es lo que era. Una lastima porque entre tanto mata-mata, daba gusto toparse con titulos diseñados con mimo y que te involucraban en la historia.

La moda de lo “negro”.

Decir que la novela negra está de moda no es descubrir América. De hecho, la atracción por todo lo relacionado con el crimen y su castigo no es ninguna novedad en el devenir humano: Buceando en la historia, nos topamos con la literatura de cordel (en la  que ya se relataba esta clase de episodios morbosos) y que con el tiempo ha evolucionado hacia la literatura de la que ahora nos ocupamos y en el periodismo de sucesos (o sensacionalista?)

 

Es difícil señalar brevemente y con exactitud a que responde está fascinación tan típicamente humana por esa cara oscura de la vida: Resumidamente puede alegarse que por un lado, está la eterna sensación de inseguridad con la que vive el hombre y la obsesión que ello  le genera por  la seguridad.
Por otro lado,( y no de forma alternativa) se podría acudir a la atractiva estética de todo lo criminal y que viene a satisfacer la necesidad de misterio y ocultismo (y hasta de religiosidad)de los que parece carecer nuestro tiempo.

 

Ahora bien , ¿es novela negra  todo lo que nos venden como tal? Rotundamente NO. La novela negra ( y cualquier otro producto calificado como tal) encuentra su motivación en ser  el antídoto para aliviar la sed de morbo y de misterio al que antes nos referíamos ( y también para darnos sensación de seguridad).

 

Este genero, (ha sido y es) el medio por el que se  permite asomarse a las gentes de bien (a los ciudadanos normales con vidas estructuradas) a esa espalda oculta del mundo, a los bajos fondos, pero desde el confortable parapeto de la seguridad  de ser meros observadores de lo salvaje y lo descarnado.

 

El morbo y el misterio atraen porque es un riesgo controlado que  satisface nuestras necesidades.

 

La barbarie que cometen los monstruos (yonkis, borrachos, macarras, asesinos, violadores, ladrones y psicópatas…) le toca vivirla a otros, nunca a nosotros,  y nosotros (espectadores de ese ensañamiento salvaje que nos salpica la punta de los zapatos pero no nos toca) encontramos la satisfacción y el alivio en la resolución de esos misterios por parte de eficaces investigadores ( forenses, detectives, policías, curas o amables ancianas solteronas…) que siempre dan en el clavo y terminan neutralizando a  la amenaza.

Edulcorar, suavizar, atenuar  esos relatos (íntegramente inventados por mentes perversas o inspirados en hechos reales),  hacer de ellos historias blancas,  limpias y apacibles, (casi de cuento de hadas como parece haberse puesto de moda) supone desproveer al relato negro precisamente de la oscuridad que le es propia y característica y que le insufla de vida y le da forma para transformarlo en otra cosa, en otro genero.

 

En definitiva, si una novela es negra,   lo es porque resulta  un catalogo de pesadillas, un compendio de historias sórdidas, desagradables, salvajes y turbias… Como turbia es la mirada de los muertos: Mirada que te atraviesa y te mira, pero que ya no es capaz de ver.

 

La Bcnegra 14

No puede negarse que la semana de la Novela Negra de Barcelona (BCNegra) se ha convertido en todo un hito cultural. Un acontecimiento al  que  siempre resulta agradable acudir para  codearse con amantes del genero (he llegado a flirtear y todo), disfrutar de las charlas que se organizan y  (como no) poder disfrutar de la  criminalidad de una forma un poco más amable de lo que resulta en la realidad (no seré yo quien cuestione su  deliciosa estética en la ficción y  su potencial como espectáculo aunque me parezca escalofriante hacer de la realidad un show).

El pasado martes (4 de febrero  en el contexto de la Bcnegra) en la charla convocada para debatir sobre el  futuro  del genero fueron  invitados: Dolores Redondo, Carlos Zanon y Teresa Solana.

  Con la lección aprendida en la mesa redonda del día anterior sobre psicopatía (con una cola de vértigo y el aforo de 400 personas superado,  con lo que mucha gente terminó  quedándose con la miel en los labios) dirigí mis pasos con una antelación que me parecía más que suficiente para asegurarme un asiento. No hizo falta tanta antelación porque no había nadie esperando, así que hice tiempo fumando (algo cada vez más sombrío a ojos de una sociedad cada vez más edulcorada y que me pareció oportuno para ambientar el contexto en que me encontraba) mientras paseaba por las callejuelas húmedas y oscuras (tan propias de esa  Barcelona de Andréu Martín,  tan  de putas y chulos, de descuideros  y carteristas  que daba (y da) cobijo a aquella delincuencia adicta hasta perder los dientes (y la vida) y otra fauna del navajazo.

Al fin llegó la hora. Aquellos personajes desfilaron de uno en uno para hablar de las criaturas que habían parido y del futuro que les esperaba como seres autónomos desprendidos del seno materno o paterno (según el caso, como los caballitos de mar). Entre ellas, como ya he dicho,  Dolores Redondo. Me resultó sorprendente verla tan tensa, poco espontánea y aprovechando las bromas que lanzaban sus compinches para suministrarse algo del calor del publico que allí estábamos. Tuve una sensación verdaderamente alucinada  y extraña porque, a diferencia del resto de conferenciantes,  Dolores Redondo habló con un discurso más que atildado engominado y de forma muy comedida  (y no por falta de intentos por parte de una de las moderadoras de tirarle de la lengua)  sobre su apasionamiento por el FBI y de la ausencia de punibilidad (en España y según ella) de la inducción al delito. Me habría gustado preguntar en el propio calor de batalla, agazapada entre las sombras fruto de la  iluminación de LaCapella (y que resultaba muy adecuada para la negrura  que allí nos convocaba).  Supongo que fue por  falta de tiempo  que lamentablemente  la jornada se cerró con un aplauso y todos volvimos a nuestras casas o donde  fuera que debiéramos volver.

Por cierto, enorme el placer de disfrutar de la jornada sobre la II WW con Ben Pastor y eso que mi gran amor platonico (Jacinto Anton) no asistió a la cita pese a estar en el programa. Mal Jacinto por darme plantón.

El caso es que  yo no dejaba de darle vueltas a mi inquietud. Estaba verdaderamente interesada en conocer  la motivación que lleva a un autor  que ambienta su novela en una desconocida región de la bella geografía Navarra y en la que su protagonista es un miembro de una policía autonómica,  a tener tantas referencias y admiración por un cuerpo policial tan manido como el FBI en cuanto a “perfilacion” criminal (y no el SAC del Cuerpo Nacional de Policía, o la SACD de la Unidad Técnica de Policía de Judicial de la Guardia Civil). También me interesaba  la respuesta a esa afirmación, para mi  gratuita, sobre que la inducción al delito no se castiga. Que pasaba entonces con la Autoría Mediatay otras formas de participación? Ay!, como me habría gustado tener un intercambio de impresiones (que siempre resulta edificante y a las que algunos escritores están más que dispuestos) porque como enunció Locard ( permitiéndome un guiño a la ciencia policial y reduciendo el principio al máximo) todo contacto deja un rastro.  

 

Dolores Redondo (como Carlos Zanon,)  es Licenciada en Derecho, así que  ¿por que no ponerse un poco técnica con la materia si escribe novela negra!?.  Con cierto desasosiego por la inquietud que me creaban esas dudas y ante la imposibilidad de fomentar aquel debate en la propia escena del crimen decidí acudir a la red de vagabundos con la que todo Sherlock cuenta: Twitter. La localicé. Le pregunté. Y Dolores Redondo me bloqueó (sin  ofrecerme el derecho a la presunción de inocencia por aquel allanamiento tuitero). En fin, es la condena del detective. Siempre hay crímenes irresolubles y por eso yo sigo aquí: preguntándome mientras fumo por las callejuelas de los bajos fondos de  la ciudad más canalla: Por que, Dolores Redondo?

He terminado “El legado de los huesos”

Finiquitada la segunda entrega de la autodenominada “Trilogía de Baztán” de Dolores Redondo (ya advierto que semejante denominación como queriéndose comparar a la “Trilogía de Nueva York” de Pau Auster, me predispone a la sospecha de encontrarme ante un ego más inflando que capacidad literaria ostenta), dejo aquí mi informe sobre el asunto:

Que conste en acta que admiro el esfuerzo de cualquiera lo suficientemente valiente como para enfrentarse al terror de la pagina en blanco (terror que ahora mismo vivo en mis carnes ante esta entrada de bloc que no se como empezar) pero este reconocimiento al esfuerzo  no debería servir de coladero o salvoconducto a todo tipo creación: por mucho esfuerzo y determinación que uno ponga en algo…no es sinónimo de excelencia o calidad.

En el caso de El Legado de los huesos  la continua referencia a la vida familiar y a la nueva faceta materna de la protagonista, las escenas y situaciones edulcoradas hasta la hiperglucemia, la total y absoluta ausencia de situaciones escabrosas e incluso duras, los diálogos sin fuerza,(Oh, James  amor mío),  los personajes planos,  la nula psicología en sus actuaciones y sus  reacciones pueriles que hasta Jude Deveraux solventa con más dignidad en su literatura romántica,  la inclusión de pasajes y más pasajes prescindibles y que no aportan nada a la trama  (que sobran y ahogan cualquier atisbo de esperanza en recuperar su dignidad) convierten a El Legado de los Huesos (con mas intensidad incluso que en El Guardián Invisible)  en algo así como una caricatura bochornosa de lo que debería ser una verdadera novela (negra).

Y es que Dolores Redondo, más allá de los juegos de manos, el marketing y la publicidad no nos debe llevar a engaño:  es una autora más próxima a la María Dueñas de El tiempo entre costuras”,(que tiene su publico y es muy digno) que a cualquiera de de los autores integrantes de esa cuadrilla oscura y criminal  que escriben con pasión sobre el crimen y los criminales y que han sido criados  amantados (bonita metáfora para precisamente hablar de una novela que el 90% de su vocabulario se reduce a “lactancia” y “toma”) por la lectura  no solo de las novelas del genero, sino por también por cuantas revistas y fanzines en la mejor tradición de Black Mask”  caen en sus manos y que resultan más canallas y criminales que los propios criminales que inventan.

Creo que la propia Dolores Redondo ha dicho por ahí (en alguna entrevista e incluso tuit así lo afirma) que no tiene demasiadas referencias de autores del genero y eso es, cuanto menos, muy sospechoso. ¿Como se puede correr si antes no se aprende a caminar? ¿Como escribir si antes no se ha leído?. Y es aquí donde tenemos un claro ejemplo  de lo necesario que es la lectura para no caer en el pobre estilo de la autora que aquí nos ocupa.

La novela negra (o criminal o sea el adjetivo que se le quiera dar) debería resulta una obra que, sin ser un manual de ciencia policial (y de criminología y/o criminalistica y Derecho), resulte una obra realista y creíble. Una obra, en definitiva, VEROSÍMIL. Verosmilitud que debe ser aplicable tanto a la psicología de los personajes, como a los procedimientos utilizados, a los “comos” y a los “por ques” a los que pretende dar respuesta la historia y a la jerga. Y que todo lo anterior vista al conjunto de la obra de ficción de esa deseada apariencia de credibilidad y realismo que caracteriza este tipo de obras.

Todo lo contrario ocurre en El legado de los huesos: para empezar por la falta de profundidad en el desarrollo de la personalidad de los propios personajes que pueblan la historia: alguien puede creerse a una Inspectora de un cuerpo policial (que si no me falla la memoria) ha ascendido al empleo por promoción interna y que ha tenido que ver y oler de todo en la vida (ese olor a sangre que nunca se olvida) tenga unas preocupaciones tan infantiles en su día a día? A que miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en su sano juicio se le ocurre la peregrina idea de plantarse en una cita nocturna, en un restaurante de lujo con un juez que le tira los tejos, vestido de Romano (de uniforme, vaya) con la única intención de crearle malestar y que así la deje tranquila? Y es que no contenta con el planteamiento infantil e irrespetuoso con el cuerpo que representa, añade que “«Si una policía vestida de rojo no logra intimidarte, nada lo hará»,.Mención especifica en este sentido merece la pelea en plan “Manolito” con su subordinado al más puro estilo “Arma Letal”, como si una mujer policía e Inspectora, necesitase de esos recursos para reforzar su autoridad.

Esta falta de interes a la hora de elaborar  el perfil y las motivaciones de los personajes puede tener un “pase” al tratarse de personajes secundarios,  pero que la propia protagonista adolezca las consecuencias de la ausencia del mas mínimo  trabajo por parte de su “madre” en este aspecto y se presente como un ser plano,   por no hablar del escaso trabajo en las motivaciones del malo de turno… no solo ya es un ejemplo de la desidia en su creación, sino que resulta una muestra evidente de la impericia como escritora.  Ello trae la irremediable consecuencia que nadie pueda sentir aquello que se pretende que sintamos: ¿Alguien realmente ha sentido el terror que dice sentir la protagonista por su madre y la angustia  por ser una elegida y la enorme responsabilidad que presuntamente recae sobre sus hombros? ¿Tensión por el devenir de los acontecimientos?. Cero. Nada de nada.

Buen ejemplo de lo que no consigue Dolores Redondo, lo encontramos en “Intemperie”, donde el excelente trabajo narrativo de Jesús Carrasco, consigue transmitir el terror que ese pobre niño siente por su perseguidor: un alguacil del que huye como si fuera el Diablo. En el caso de Amaia ese temor, ( esa presunta relación traumática con su madre que a mi no me ha llegado) queda diluida entre ingentes cantidades de calostro y arrumacos a su retoño que, en definitiva, parece ser todo el “leiv motiv” de la obra. Para ello busca la excusa de la profesión policial de la entregada madre y amante esposa, cuando pudiera haber sido ingeniera de caminos o abogada. Pero este defecto también lo sufre la novela anterior (El Guardian(…)

Y que tal  esa mezcla, que no funciona ni de lejos por su pobre ejecución,  de inspectora superpolicía y ser místico elegido por los astros?. Con esa trama secundaria inacabada y sin ningún tipo de misterio o magnetismo y que viene configurada por “El peine dorado” y las ofrendas a la Dama.¿Que narices de misterio se supone que tiene que  sorprendernos?  La idea, como tal,  no es mala ya que encontramos grandes ejemplos de grandes mujeres de espíritu torturado por ese irrenunciable deber de justicia unido a un don especial que les trae más quebraderos de cabeza que felicidad: como Olivia Dunham, en Fringe  e incluso Allison DuBois en Médium.  Pero si Olivia Dunham es por un lado uno de los personajes de la ciencia ficción más grandes que ha parido el genero, hasta Allison DuBois, personaje más mediocre, resulta un personaje mucho más digno y trabajado (y menos  sonrojante) que la Inspectora Salazar, entre cuyas hazañas se cuentan la de tener el  el valor de decirle a toda una Señoría que la llame “Jefa” y no Amaia, y palparse continuamente la GLOCK en su cadera cuando tiene miedo. Imperdible( por mala) la escena en la sala de espejos (técnicamente se llama cámara de Gesell, pero Redondo no lo menciona ni una sola vez, ni tan solo en boca del todopoderoso y cultismo Padre Sarasola) en la que tiene ocasión de ver a su madre.

En el mismo sentido que ocurría con su entrega anterior,( véase en mi entrada anterior como la autora se inspira en PD JAMES para escenas de “El guardia invisible”) “El legado(…)” bebe y mucho (aunque lo niegue por activa y por pasiva) de variadas y múltiples referencias. El más claro ejemplo el chapucero intento por  emular a Thomas Harris y su Silencio de los corderos: psiquiátrico de alta seguridad donde está ingresada la madre que hace las veces de un Dr. Lecter femenino y anciano, el director del psiquiátrico que es un Dr. Chilton mal copiado, la relación con el agente Dupree del FBI que no pasa de ser una tentativa pueril (pueril es toda la novela en general) de crear una relación morbosa y dañina como la que se establece entre Hanibal y Clarice…y como no, la guinda al pastel: la ausencia de ritmo en toda la novela.

La ausencia de fluidez y continuidad narrativa afecta desde el primer momento a la obra y la hace una especie de tentativa de narrar la historia como si de una novela gráfica o storyboard se tratara. Nuevamente un fracaso de su entregado pero pobre estilo narrativo.  El efecto del ritmo a lo “ VIDEOCLIP MTV” brilla por ausencia, dejando como resultado un producto final algo inconexo y lento (muy lento)   que como hilo conductor únicamente cuenta con la eterna mención de la toma del pecho del pequeño Ibai, y que si el no ser puntual la transforma en una mala madre. (Insisto que en aras de un personaje lo más realista posible, una Inspectora tendría, por su experiencia vital, muchos otros temores para con su hijo que esas tonterías que se solventan con un biberón y una canguro).

Si a todo lo anterior, le añadimos el final (pobre y sin acción, propio de “Embrujadas”, con dibujos de tiza y ceniza en pleno bosque), el exceso de pasajes que no aportan nada a la trama y que llegan a ahogarla, nos da como resultado una tentativa punible (en la dignidad de todos los lectores) y muy  pobre. Si la idea general de la novela es interesante, (sigo pensando que la idea del esqueleto que sostiene ambas obras y que subyace es la misma que se encuentra en  Crímenes Exquisitos y Martiriyum (pero adaptada a las necesidades de esta autora),  la ejecución deviene un pobre ejercicio literario que consigue hacer cojear toda la historia y que da como resultado una novela que ni es novela negra, ni resulta una novela interesante sea cual sea su etiqueta, con una absoluta falta de gracia en su ejecución y que en definitiva, entre las fuentes de las que bebe Redondo y su obra, existe la misma distancia que, por citar un ejemplo, existe entre Semilla de maldad, protagonizada por Glenn Ford y la versión edulcorada y tontorrona de los 90 protagonizada por Michelle Pfeiffer y que recibió por titulo “Mentes peligrosas” . Y es que resulta cada vez más evidente que  Dolores Redondo no es más que un ciego con una pistola.

5 minutos para hablar de libros.

Cada vez encuentro menos tiempo para tener mi propio tiempo. Con el verano acabado y bien entrado el otoño (aunque con temperaturas más cercanas a la primavera que al invierno) espero poner un poco de orden en mi vida privada ( 3 fallecimientos en 2 meses, tres ingresos hospitalarios (no míos, ojala fuera yo la ingresada…se sufre menos), el piso patas arriba (por fin, después de muchos meses tengo la obra acabada y hasta mesillas de noche). En lo laboral no me quejo (bueno, solo un poco): trabajo hasta las cejas, a veces tensiones mal llevadas pero que le vamos a hacer, no seria capaz de hacer, ni de ser tan feliz, haciendo otra cosa. Y ojo! Entiendase bien: tan feliz como se pueda ser trabajando, que si me tocase el Euromillon buscaría la felicidad en la vida contemplativa.

La cuestión es que voy sacando tiempo de aquí y allá para darme a la lectura y descubrir restaurantes nuevos, ambas acciones realizadas con golosa glotonería. Y he dado con algunos libros que me han dibujado una sonrisa pese a sus argumentos terribles por hacerme disfrutar (y gozar) de entre sus paginas. Soy una mujer de gustos sencillos.

Muy recomendable una vieja novela (1938) de Heimito von Doderer: Un asesinato que todos cometemos”. La venden como novela policial/negra pero no hay que dejarse engañar. Es cierto que hay un crimen y que el protagonista (Conrad Castiletz) pone todo su empeñó en descubrir al autor pero no es mas (ni hace falta) que una novela de esas psicológicas de  como evoluciona el personaje: un nacimiento a la verdadera vida pero al revés (no digo más para no hacer spoilers).

Y siguiendo con los libros, también finiquité “Martyrium” que me pareció un ejercicio estupendo de novela policial(todavía aullo de placer con esos pequeños detalles como “Canter” o el interrogatorio (cuando lo leáis, os daréis cuenta) y continuación de Crímenes exquisitos. Y esto me lleva a tener que decir un par de cosas sobre otra novela que pretende ir de criminal: “El guardián invisible”. Había tanta insistencia mediática en Dolores Redondo que llena de expectativas me hice con una copia de su obra. El mundo criminal, mujeres policial, pistolas, lineas de investigación y bosque. Todo parecía bucólicamente perfecto. Me llevé un chasco. De los gordos: No me aportó absolutamente nada, me pareció horriblemente escrito y el argumento soso y con diálogos increíbles (en el peor sentido) que no enganchan, la protagonista me pareció un pavo embuchado de clichés, el final previsible… y después de darle vueltas ( no soy muy lista pero tengo memoria) descubrí que era lo que me resultaba tan familiar en “El guardian invisible”…y es que hay una escena que está fusilada de otra novela de PD James: Muerte en la clínica privada. Os dejo las capturas para que comparéis. A parte de eso, otras muchas mas que no he tenido capacidad de localizar, y discursos que parecían de la wikipedia y no encajaban en un dialogo real.

Imagen

Imagen

Pero soy un poco masoca, así que…me he estado informando un poco por la red y ya está a punto de salir a la venta la segunda parte de “El guardián invisible”, llamada “El legado de los huesos”. Leí el argumento y se me vino el mundo abajo. (Que si, que no debo juzgar antes de leerlo) pero eso de que la trama empiece justo con la celebración de un juicio, precisamente  igual que  Martyrium (del gran Vicente Garrido ). Definitivamente más vale tener un buen publicista que talento!

Olivia Ingalls ( Fringe 5X01)

Desde la ultima vez que habia sacado tiempo ( y ganas) para actualizar el blog han pasado casi 4 meses que se  han traducido en :  unas buenas vacaciones que me han dejado la cuenta corriente temblando, una amistad algo herida  (mi falta de habilidad social y mi caracter a veces explosivo no me hacen muy adecuada para el temple que requiere el roce diario de conocer mundo, me cuesta cada vez más pasar por el aro), mucho cansancio laboral (de espiritu, no fisico) que  me está llevando a plantearme seriamente volar a otros lugares más apetecibles y una situación personal-familiar que tampoco resulta agradable.

Por fin, he encontrado la excusa perfecta para retomar las viejas costumbres y por lo menos tener algo de disciplina que no se limite a saltar de pagina web en pagina web haciendo busquedas aleatorias con el google. ( Si, yo era de las que consultaba el diccionario para aprender nuevas palabras que descubria abriendo paginas al azar) y ha sido el estreno de la quinta temporada de Fringe. Definitivamente mi relación esta viendose seriamente afectada por la evolucion de la trama (que no tiene nada ya de aquellas primeras 3 temporadas que me tenian total y absolutamente entregada a sus peripecias). Puede que la culpa sea mia y ya no la vea con los mismos ojos (la rutina de la fidelidad televisil me tenga aburrida) pero me resulta cada vez más dificil comprender y sentir algo de afecto por una historia surrealista que parece un spin-off de Blade Runner con la familia Ingalls en la escena.  Es Ciencia-Ficcion, y es precisamente como su nombre indica, ante todo una historia de ficción…pero me niego a que ese sea el parapeto para justificar el coladero de su inconsistencia argumental: eso de los saltos en la cronologia de la historia para explicar algo ( y si, ya se que Graham Green dijo que Una historia no tiene principio ni fin: uno elige arbitrariamente ese momento desde el que mirar hacia atrás o desde el que mirar hacia adelante.), pero mi mente, cada vez mas primitiva o evolucionada ,segun se mire, le cuesta  tener que ir componiendo ella misma la historia a traves de las migas que van soltando los guiones en el orden que les sale del cortexiphan. Cada vez entiendo menos y cada vez la seríe se parece menos a lo que empezó siendo:  Ni cortexiphan, ni Massive Dynamic, ni universos paralelos, ni ciencia limite… simplemente un futuro distopico con una invasión extraterrestre-nazi-futurista que se dedica a construir depuradoras de oxigeno para emitir mas CO2 y que encima son calcados a los hombres grises de Momo que fumaban cigarrillos de nuestro tiempo. A toda esa historia, que ocurre en el 2036 hay que sumarle la historia romantica que ya escapa a la relacion de la pareja protagonista para pasar a  contar las vicisitudes de la familia con  hija veinteañera recuperada incluida. Walter, que es la pieza necesaria para salvar a la humanidad, ha vuelto a quedarse con el cerebro hecho papilla por los poderes  de telequinesis de los Observadores que se han empeñado en conseguir la informacion que el bueno de September le habia dejado fraccionada (como si fuera un disco duro de un Pc de sobremesa).  Despues de conseguir una diadema especial que solo reacciona con Walter(eso ya lo habiamos visto con Peter y la maquina de la temporada pasada), Walter se va en calzoncillos y botas a escuchar musica a un taxi abandonado. Alli estoy segura que , mientras mira como una florecilla resiste entre tanta mole de piedra y fabrica de CO2, descubrira las partes del plan, o algo de ellos, y que todo habra sido una feliz idea de Septiembre: si conocen todo lo que va a ocurrir, ha ocurrido y está ocurriendo como no iba a ser capaz de conocer que el otro observador lo torturaria para borrarle la informacion que el le diera encriptada?. Resumiendo: Ese acotencimient habia sido previsto por el amigo Septiembre, así que le dio la informacion encriptada para que el observador maligno se la borrara, dejara a Walter en un estado lamentable (otra vez) y fuera precisamente  que la forma de comportarse de un hombre demenciado fuera lo que les indique las partes del plan para vencer en la guerra final.

Ahora empezaran las curvas y realmente  no está mal, el problema son todas las preguntas sin respuestas que se han dejado en el tintero y que no veo como van a quedar solventadas en esta temporada final como no sea recurriendo a hacernos una pirula justificando la naturaleza de serie de ciencia-ficcion.

 

 

 

 

Max Payne 3, supongo

Creo que fue en el 2001 cuando salió el primer Max Payne. Si no recuerdo mal era el primer producto importante de Remedy y distribuia la archifamosa Rockstar. A traves de un buen amigo (en realidad era un  amor platonico reciproco y que ambos sabiamos imposible) me hice con una copia pirata. No os podeis imaginar mi frustración cuando al instalarlo mi pc me dijo que no tenia suficiente capacidad para hacerlo correr. Creo que me puse en un estado similar al del “niño loco aleman”. Por fin, despues de unos cuantos meses conseguí hacerme con un pc en condiciones y me permitio jugar con el. ¿Que os puedo decir de esa experencia que no hayais vivido vosotros mismos?.  El tiempo bala que habia traido Matrix aplicada al videojuego, la historia sordida, el ambiente  neoyorkino plagado de bandas y trapicheos con drogas de diseño, el dolor de Max ante la perdida de su familia. Todo en Max Payne era bellamente novedoso. Incluso los tiempos de carga entre misiones era original con la narracion en comic!. Unos 3  años despues (creo que fue en 2003) Remedy y Rockstar sacarón la esperadisima segunda entrega.  Recuerdo perfectamente la tienda donde lo compré (en un establecimiento d ela franquicia “Centro Mail” que ahora recibe el nombre de Game). Me sorprendio la cuidadisima edicion, casi de edicion coleccionista sin ser nada eso. Caja de carton desplegable en blanco y con el dibujo vectorizado de los protagonistas: esta vez al dolorido Max lo acompañaba su amante resucitada (de un tiro en la cabeza) y asesina a sueldo Mona Sax. Como siempre existirieon voces descontentas con esta segunda entrega por no estar a la altura del primer Max Payne. Yo he dedecir que me quedé  boquiabierta porque todo en él me maravillo: la historia se habia vuelto mas “noir” que nunca, max seguia metiendose en problemas para encontrar consuelo y Mona Sax repartia estopa sin perder su erotica. Tras la partida Remedy nos anunciaba que Max Payne volveria. Cuanta emocion al saber que a los fans nos iban a premiar con una nueva entrega.  Pasaron los años y los chicos de Remedy abandonaron el proyecto Max Payne y empezaron a trabajar en el buenisimo e impresncidible Alan Wake. Vendieron los derechos a Rockstar quienes no solo iban a distribuir sino que iban a desarrollar la tercera entrega. En un primer momento me alegré profundamente: que tuvieramos una tercera enrega era a todas luces una buenisima noticia, sin embargo, a medida que se iban mostrando capturas e imagenes del desarrollo mi emocion se fue desinflando. ¿Que diablos habian hecho con Max?. Finalmente el 1 de junio de 2012 salio a la venta para PC y desde entonces estoy jugando a diario (siempre que tengo unos minutillos libres).  El juego es enorme, grande, imponente y estupendo pero no es un Max Payne… o por lo menos no es lo que yo esperaba de Max Payne. Mas bien me recuerda a un GTA sin sandbox y con tiempo bala (una escena de persecucion con motoras es clavada a una escena de GTA IV (el que  esta ambientando en Nueva York). No puedo decir que GTA sea un mal juego ( o mejor dicho una mala saga) porque me han suministrado horas y horas de buenos momentos y risas. Pero cada desarrolladora tiene su estilo y el de Rockstar no es el hasta ahora tenia Max Payne. En esta ultima entrega han cambiado New York por Sao Paulo y todavia no entiendo muy bien el porque:  en los 2 Max Paynes anteriores NY era un personaje  más y de peso y en el 3 al ambientar la historia en otra ciudad ha descafeinado mucho su esencia. Realmente por la historia no afecta en nada que los acontecimientos se desarrollen en uno u otro lugar y de haber continuado con NY a los seguidores nos habia dado una sensacion de mayor continuidad y coherencia en el relato.

Otra cuestion que me ha dejado un tanto perpleja es la justificacion del look rapado de Max: eso de que despues de una serie de acontecimientos (como siempre desastrosos) lleven a Max a que se rape me ha parecido forzado. Vamos, que los Sres. De Rockstar querian dar un toque diferente al personaje y han buscado la minima excusa para hacerlo. Mas bien es que han buscando en la historia justificar el cambio y no al reves con lo que nuevamente deja al jugador/espectador con una sensacion de imposicion narrativa.

En cuanto al apartado grafico he de decir que pese a que juego con una cafetera (desde el 2007 con mi fiel escudero) esta muy bien optimizado y con mucha calidad (aunque por mis limitaciones tecnicas no puedo disfrutarlo como deberia). De hecho segun can you run it? mi equipo no alcanza los requisitimos minimos para jugarlo…y lo estoy jugando con calidad grafica en modo “alto” y sin problemas.

Lo que si me ha parecido una faena es ese “problemilla” tecnico que impide que el FRAPS funcione con MAX PAYNE 3. Frustrante el intentar hacer unas capturas de pantallas (para ilustrar esta entrada, por ejemplo, y no poder usarlo).

Lo que si me ha parecido de juzgado de guardia y vergonzoso es que nada mas abrir  la caja del juego te encuentres con un papelito que te invita a comprar un pase que te ofrece condiciones ventajosas de cara a los futuros DLC que iran sacando… encontrarte eso en un juego recien puesto  a la venta me parece de una cara dura increible.

 

En cuanto al multiplayer no lo he probado, ni lo pienso probar porque no me llama eso de jugar a un FPS en multijugador: a mi me gusta la historia,  intentar adelantarme al guiniosta, disfrutar de la banda sonora…y por eso no entiendo esa mania de colocarle un multiplayer a todo producto que sacan. Simplemente a mi no me aporta nada.

 

 

 

 

 

Todavia no lo he terminado pero la historia me esta pareciendo interesante (salvo por las cosillas que ya he explicado): e incluso creo que ya se quien es el malo. (ATENCION POSIBLE SPOILER):

 

Ahora me he encontrado con el agente de policia en un bar de la zona deprimida de la ciudad y me ha dicho que Victor está metido en el asunto pero no sabe ni el como, ni el porque. Yo creo que, y partiendo de que Max es un sufridor al que todo le sale mal y todo el mundo le hace daño…de ahi su nombre) el hombre que se cargó a Ricardo y que tenia que ser un hombre de dentro de la compañia es el compañero segurata de Max, Passos.

En definitiva: Max Payne es un juego entretenido, pulido, con una historia que engancha pero sin mas señas de identidad con la saga original que el nombre del protagonista y el tiempo bala. De haberse llamado de cualquier otra forma el juego no tendria reproches.

 

 

 

Haciendo descubrimientos: Hora de Aventuras

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hará cosa de un mes (no puedo ser mucho más exacta con la datación) descubrí la que para mi es la mejor serie de animación del momento. Hacia mucho que no me descojonaba me reia tantisimo viendo la televisión. Una gozada. Explique lo que explique y aunque describa detalladamente su grandeza no vais a poder verlo hasta que os veias un buen puñados de capitulos.  Os recomiendo la versión doblada: creo que las voces ganan en la versión española y como ya es un producto doblado no pierde tanto como otro tipo de interpretación.  El mejor capitulo ( o uno de los mejores) es sin duda el titulado “Las Entrañas de la Bestia”- Su grandeza? Que aunque a los ojos de un niño puede ser una serie de lo más inocente, a los ojos de un adulto cumple con optimos niveles de calidad  con el humor gamberro y surrealista. Es de las pocas cosas que mi sobrina y yo podemos ver juntas sin terminar en una  un duelo de mandobles. Ella está tan enganchada a la serie como yo ( y hasta me pidio el gorro que lleva Finn para jugar). Y otra cosa: una serie que o te atrapa o te resulta infumable. No hay termino medio.

Las entrañas de la bestia (link al capitulo completo en Youtube)

 

 

El final de temporada de Fringe

 

La piedra filosofal en preparado inyectable o cortexiphan

Tengo mi pequeño rincón abandonado. El trabajo me absorbe casi las 24h del día (si no lo hace por horarios imposibles, lo hace  por mi  caracter propenso a comerme el coco que me hace pensar en los problemas y situaciones que van apareciendo una y otra vez  fuera de la jornada laboral).  A toda la situación laboral (que aunque dura no  puedo quejarme) se suma las circunstancias personales que no son muy agradables,   ni tienen buen pronóstico. Por todo lo “negativo”,tendría que acudir más aquí para poder sacudirme , aunque sean los 30 minutos que se tarda en escribir una entrada,  los fantasmas que llevo encima. Estoy muy pasota. Con TODO.

En fin, pero aqui estoy con la intención de escribir sobre la cuarta temporada de Fringe. Toda la temporada ha sido  de calidad oscinante y el final decepcionante. Cierto que hay capítulos muy interesantes,  pero  la sensación general que  he tenido ha sido que la serie estaba viviendo de la fama acumulada en las tres temporadas anteriores. No me extraña que cada emisión fuera perdiendo más y más audiencia. Por mucho me que guste esta serie ( que lo hace y aunque sea critica me tiene ganada de antemano) sigo sin explicarme  como FOX o la productora o quien fuera que tenia que tomar la decision, le   haya permitido renovar por una temporada más (la quinta) de 15 episodios.

El ritmo de esta temporada ha sido demasiado lento y procedimental, los personajes han perdido el carisma que tenian  y el hilo narrativo de la historia mitológica (la común, la que hacía las veces de esqueleto y de soporte) ha pinchado por todas partes con argumentos rebuscados que luego se han solucionado como lo haría un escolar de P3.

El capítulo final ha sido demencial. Demencialmente malo, claro ademas de  precipitado y con  falta de coherencia  (y eso que son solo dos de los muchos adjetivos que se le puede dar), además de ser un deus ex machina como la Catedral de Burgos. Personalmente no hay nada que odie más que  el que den respuestas  pasando de la logica  que se usó para plantear los interrogantes que se intentan responder.

¿Qué diablos pintaba ahora William Bell como el malo malísimo?. Nnadie les ha explicado que el hacer de Olivia una tipa con SUPERPODERES  (como un héroe de Marvel) da vergüenza ajena?. Que si, que Olivia es una chica muy válida y con muchas virtudes y  ha sido capaz de hacer cosas increíbles y cruzar de uno a otro Universo gracias a los chutes de cortexiphan pero… es necesario terminar convirtiéndola en Trinity para que pare las balas con la mano y luego las use contra sus enemigos? He de reconocer que el momento en que Walter dispara a Olivia fue lo mejor del capítulo.  También era legitimo que para detener la destrucción de los universos fuera necesaria la muerte de Olivia. Era ella el motor que daba energía a la destrucción pero… una vez sacrificada, ¿No habría sido más digno no salvarla o salvarla con la ayuda de algún aparatejo supersónico de Massive Dynamic antes que el encasquetarnos que su propio cerebro se regeneraba por un exceso de cortexiphan? Venga ya. Eso no cuela .  Decir que la sobredosis de cortexiphan era lo que alimentaba el fin del mundo y al mismo tiempo permitía matar a Olivia y salvarla es lo más estupido que he visto nunca. Que cobardes son a veces los guionistas.  A estas alturas deberían saber que no se puede nadar y guardar la ropa  y mantener la dignidad llegado el momento hay que ser valiente, tomar decisiones impopulares e incomads y mantener la dignidad del producto.

Luego está el final-final (yo creía que William Bell terminaría dentro de Olivia otra vez). El final también se las trae por pastelero y empalagoso, con confesión de embarazo, besos y abrazos bajo la cómplice mirada de Astrid y de Walter… No me molesta que quisieran darle un final feriz a la serie ( o a la temporada). pero… nuevamente les ha faltado chispa en el planteamiento y ha dado la sensación de ser un final improvisado para cerrar la temporada.  Pero claro, no hay que olvidar que hasta hace muy poco no había la confirmación de una renovación para una quinta temporada y que tenían que dar un final más o menos completo (no a una temporada sino posiblemente a  la vida de la serie. Y por cierto: de haber sido ese el cierre definitivo de la serie creo que habría vomitado y de verdad. Ahora reviso los DVD de las temporadas anteriores y siento nostalgia de lo inquietante de su trama y de todas aquellas promesas de infarto narrativo que nos daban.

telefonorl!

Es cierto que se cumple con la profecía de Septiembre que dijo que Olivia tenía que morir en todas las versiones del futuro, pero si tenía que morir sacrificarla habria sido la opcion mas inteligente o tal vez buscar  alguna otra solución que no  consistiera en justificarlo TODO con el cortexiphan.

Y bueno, lo más interesante sigue siendo el anuncio de lo que será la trama de la quinta temporada: la invasión de los observadores que traerá consigo una guerra terrible y fraticida, con delaciones y abusos de poder y como no, una resistencia invisible y con capacidad para el propio sacrificio: , la muerte de Olivia, y el encierro voluntario del Equipo Fringe en ámbar hasta ser devueltos  a la acción en 2036.

Hace ya tiempo que vengo diciendo (a mí misma, básicamente) que David Jones (y ahora que sabemos que el jefe de David Jones era William Bell, el propio William Bell) no quería destruir ambos universos y crear un tercero por un exclusivo animo egoísta y ególatra de dominación. Creo que todo el interes en la destruccion universal (nunca mejor dicho) se trata de una maniobra para evitar, precisamente, la invasión de los Observadores y que esta solo podía ser repelida (o por lo menos así lo creía Bell) a través de la destrucción de ambos universos. Algo así como una política de tierra quemada: antes que permitir la invasión de un territorio (y que los observadores pudieran aprovecharse  y sacar partido de lo que hay en él) destruirlo todo y no dejarles nada sobre lo que ejercer su tiranica soberania. Como el equipo Fringe (y más concretamente Walter) ha impedido la destrucción de los universos y la creación de un tercero en donde volver a empezar de cero como si fuera un nuevo Jardon del Eden, ahora  los observadores acuden en tropel para invadirnos y someternos a su superioridad.

 Puedo decir, con cierta satisfacción, que en algún post que otro había advertido de las malas intenciones de los Observadores y que me recordaban muchísimo a los hombres grises de “Momo” e incluso a los Cuidadores de la Ciudadela de la saga “Mass Effect” y que seguro que eran unos esbirros de un ser superior que necesitaba algo de nosotros para poder vivir o que sencillamente ellos eran sus propios soberanos pero igualmente necesitaban de nuestro mundo o de nuestra humanidad para sobrevivir a su futuro.

Veremos cómo se desarrolla la trama de la quinta temporada. Solo espero que los guionistas  no les tiemble el pulso al tomar alguna u otra decisión.

Y por cierto, por fin un plano decente del teléfono de Olivia. Como siempre la necesidad de financiación ha llevado a Fringe a sembrar de móviles Sprint sus capítulos (y de coches Nissan), así que no resulta nada complicado ver que el nuevo móvil es un Samsung Galaxy...pero yo no cambio mi Iphone 4 por nada.